Sergio y Kiyoko, de preboda por el río

Dadme una hora o dos. Sin estrés. Sin prisas. Para conoceros. Conocer vuestra pareja. Cómo disfrutáis juntos, el uno del otro. Dejadme que lo deje reflejado en fotografías que serán vuestros recuerdos. No habrá poses. Pero sí, risas, abrazos, quizás besos.
Un recuerdo real de cómo sois en esos meses antes de la boda.
Llamadlo preboda, sesión de pareja, da igual. Os ayudaré a crear recuerdos.